5 formas de mejorar sus anuncios de Instagram

La publicidad en Instagram es una de las mejores opciones publicitarias en marketing digital. Dado que comparte la misma interfaz publicitaria que Facebook, ofrece muchas herramientas y oportunidades interesantes para los especialistas en marketing; sea ​​cual sea su negocio y su objetivo, seguro que encontrará los ingredientes para crear la campaña de sus sueños.

Si ha dedicado algún tiempo a publicitarse en Instagram, sabe que hay muchas opciones para modificar y mejorar su campaña. ¿Pero cómo? Con tantas posibilidades, no siempre es fácil saber cuál es la mejor forma de optimizar sus campañas.

En este artículo, ofreceremos 5 estrategias que puede utilizar para mejorar su publicidad en Instagram.

¿Por qué le interesa la publicidad en Instagram?

Instagram es una de las redes sociales más poderosas del mercado y, a diferencia de otras plataformas más de moda, Instagram está plenamente consolidada entre el público de nuestro país. En Cyberclick creemos que la publicidad en Instagram es una apuesta segura, y estos hechos nos dan la razón:

A nivel mundial, esta red tiene nada menos que 250 millones de usuarios activos al día La publicidad en Instagram es especialmente interesante para las marcas que se dirigen a un público joven, ya que el 42,8% de los usuarios de esta red tienen entre 19 y 24 años y el 33,9% entre 25 y 34 años. es una red de referencia para encontrar contenido nuevo tanto de contactos personales como de celebridades y marcas. De hecho, es una red muy popular entre influencers, y el contenido promocionado es particularmente popular en comparación con otras redes. La plataforma de publicidad de Instagram es muy versátil, lo que nos permite adaptar las campañas a nuestros objetivos, nuestra audiencia y las características de nuestra marca.

5 estrategias para optimizar la publicidad en Instagram

1) Identifique en qué fase del embudo de conversión se encuentra

El embudo de conversión es un concepto clave para comprender el recorrido del cliente y optimizar el marketing de su marca. Es una representación gráfica de todo el proceso de adquisición de clientes; tiene forma de embudo porque no todos los contactos que expresan interés terminan generando una conversión, por lo que el volumen se reduce a medida que avanzamos.

En general, solemos distinguir las siguientes fases o etapas del embudo de conversión:

Conciencia (fase previa a la entrada del embudo): el usuario se da cuenta de que tiene una necesidad.TOFU (parte superior del embudo): el usuario comienza a buscar información para responder a esa necesidad. Esta fase se caracteriza por búsquedas muy generales, como “cómo ponerse en forma” o “ejercicios más efectivos para X”. Aquí nuestro papel es dar a conocer la marca y la necesidad.MOFU (mitad del embudo): el usuario está evaluando diferentes opciones, por ejemplo, gimnasios para unirse. Por tanto, debemos enseñarles cómo elegir una solución.BOFU (parte inferior del embudo): el usuario ha considerado las opciones disponibles y sigue interesado en nuestra marca. Es el momento de poner toda la carne en el asador para que se decida a comprar.Conversión: el cierre del embudo, cuando el usuario se convierte en cliente.

Como probablemente sepa, cada una de estas fases puede beneficiarse de un tipo diferente de publicidad, y la publicidad en Instagram no es una excepción. Por ejemplo, si un usuario se encuentra en las primeras etapas de consideración, un anuncio centrado en la compra no será efectivo. Pero si está listo para comprar, debe aprovechar la oportunidad y no solo ofrecer contenido genérico.

2) Adapte el tipo de anuncio a su objetivo

Si tienes claro a qué fase del embudo de conversión te diriges y qué quieres lograr, el siguiente paso es “traducir” tu estrategia en publicidad en Instagram. Porque cada fase del embudo tiene un tipo específico de anuncio. Afortunadamente, los anuncios de Instagram tienen opciones para satisfacer todas las necesidades posibles.

En la fase TOFU, queremos que los usuarios comiencen a reconocer la marca, pero no tenemos un objetivo de conversión específico. Los tipos de anuncios más adecuados para esta fase son la interacción con la publicación y la visualización de videos.

En la fase MOFU, buscamos que el usuario comience a interactuar con nuestro sitio web y, si es posible, se registre en él. Una vez más, la publicidad de Instagram ofrece varios tipos de anuncios que se pueden adaptar a estos objetivos: anuncios de registro web, anuncios de generación de clientes potenciales y anuncios que dirigen tráfico a un sitio web.

Finalmente, en la fase BOFU, buscamos que el usuario realice una acción específica vinculada a la conversión. Para lograrlo, podemos lanzar anuncios para la interacción con una aplicación, conversiones en un sitio web (vinculado a compra) o instalaciones de una aplicación. Por ejemplo, los anuncios de remarketing pueden ser una excelente manera de dirigirse a los usuarios de BOFU que agregaron artículos a su carrito, pero no realizaron una compra.

3) Encuentra tu audiencia ideal

Además de elegir el tipo de anuncio adecuado para nuestro objetivo, también debemos considerar cuidadosamente el tema de la segmentación. Instagram ofrece muchas opciones para crear audiencias publicitarias, pero es importante saber exactamente en qué consiste cada una y utilizarlas de forma adecuada.

Nuevamente, el tipo de orientación que elija dependerá de los objetivos de su campaña y de la fase del embudo estás dentro.

En el adquisición inicial fase, lo que buscamos es llegar a un amplio número de usuarios, por lo que la segmentación se basará en parámetros generales como

Datos demográficos amplios como edad, sexo, ubicación o idioma Datos más específicos como nivel educativo, hechos importantes de la vida, composición del hogar, etc. Comportamientos: aquí podemos encontrar cosas como hábitos de compra, uso de dispositivos o determinadas actividades, por ejemplo, jugador habitual de videojuegos. Categorías de socios: tipos de consumidores contratados a terceros a través de Instagram, por ejemplo, modelo de coche. Intereses: amplios (por ejemplo, “cocinar”) o específicos (basados ​​en la actividad del usuario en Instagram)

En medio del embudo, una estrategia muy utilizada es la “prospección”, que se basa en localizar audiencias similares a las que ya tenemos. Para ello, podemos utilizar estas dos herramientas:

Audiencias personalizadas: son audiencias basadas en datos que proporcionamos, por ejemplo, una base de datos de clientes o visitantes de nuestro sitio web Audiencias similares: el siguiente paso es crear una audiencia que se asemeje a una anterior, con el fin de localizar potencialmente a otros usuarios interesado en la marca. Podemos ajustar el porcentaje de similitud deseado para ampliar o reducir la audiencia.

Y finalmente, al final del embudo, podemos jugar con el remarketing para volver a impactar en una audiencia que ya está preparada para realizar una conversión.

4) Elija la ubicación de los anuncios con cuidado

A la hora de anunciarse en Instagram, existe otro factor clave además del tipo de anuncio: la ubicación. Aquí, también podemos elegir dónde se muestran nuestros anuncios para personalizarlos tanto como sea posible. Hay dos grandes opciones:

Visualización de anuncios en la sección de noticias. A su vez, aquí podemos elegir entre distintas creatividades: imágenes estáticas, vídeos, carruseles…Muestre los anuncios en las Historias. De esta forma aprovechamos la notoriedad de este formato, que como hemos visto destaca especialmente entre los usuarios españoles. Aquí te recomendamos optar por el formato de vídeo, ya que es el que mejores resultados da.

5) Mida siempre los resultados

Junto con todas estas opciones de personalización y orientación, Instagram también ofrece una gran cantidad de datos sobre el rendimiento de los anuncios y las campañas: ¡aprovéchelo!

Ninguna estrategia está completa sin un plan de medición y presentación de informes. Entonces, si desea tener éxito con su publicidad de Instagram, configure controles regulares y no deje de probar para ver qué funciona. Los resultados valdrán la pena.