¬ŅAlguna vez se pregunt√≥ por qu√© no sentimos la rotaci√≥n de la Tierra? Misterio resuelto

La Tierra gira sobre su eje inclinado a unas asombrosas 1100 millas por hora. Las nubes y se mueven junto con √©l y a√ļn no podemos detectar una sola perturbaci√≥n que pueda indicar que estamos viajando a una velocidad tan espeluznante todo el tiempo. Entonces, ¬Ņpor qu√© no podemos sentir esta velocidad supers√≥nica? Aqu√≠ es por qu√©:

Detectar el movimiento y ser conscientes del movimiento requiere que veamos algo desde un punto fijo que teóricamente no se mueve mientras estamos en él. Desde aquí, podemos ver el cuerpo en movimiento con nuestros ojos y sentir el movimiento. Por ejemplo, cuando estamos en una bicicleta y el mundo parece pasar muy cerca de nosotros, lo que nos da la sensación de movimiento. La bicicleta, en este caso, es estacionaria para nosotros, pero el mundo se está moviendo a su alrededor. Pero, en el caso de los aviones cuando nos movemos a velocidades tan altas a una altura particular, la Tierra parece volverse estacionaria y solo cuando nos concentramos en objetos individuales en el suelo con mucha fuerza, nos damos cuenta de que nos estamos moviendo.

Cuando estamos en la Tierra, todo lo que nos rodea se mueve exactamente a la misma velocidad que nosotros en la rotaci√≥n, por lo que toda la Tierra visible, en este caso, es nuestro marco de referencia que se percibe como estacionario junto con toda la atm√≥sfera. Lo √ļnico que podemos ver para ser conscientes de nuestro movimiento es el cielo. El Sol, la luna y las estrellas proporcionan una verdadera comprensi√≥n de nuestro movimiento, pero a√ļn no podemos sentir nada debido al lento movimiento angular de nuestro planeta con respecto a ellos. Si pudi√©ramos verlos a este ritmo, ahora sentir√≠amos nuestro movimiento:

Rotación de la tierra

Pero no podemos sentirlo porque todo este proceso lleva una noche completa en completarse. Las estrellas también parecen estacionarias, y también la luna. Debido a todos estos factores, no podemos apreciar la enorme velocidad con la que la Tierra se mueve alrededor de su eje.