lunes, abril 15, 2024
No menu items!
InicioBlogsCuándo plantar semillas de capuchina

Cuándo plantar semillas de capuchina

Beneficios de las semillas de capuchina

Las capuchinas, también conocidas como Tropaeolum, no sólo son flores hermosas sino que también ofrecen una amplia gama de beneficios. Estas plantas vibrantes y fáciles de cultivar se han cultivado durante siglos por sus usos culinarios y medicinales. Estos son algunos de los beneficios clave de las semillas de capuchina:

  • Delicias comestibles:
    Las semillas de capuchina tienen un sabor picante único que agrega sabor a ensaladas, sándwiches y otros platos. Las semillas se pueden encurtir o utilizar como sustituto de las alcaparras, lo que proporciona un delicioso toque picante a tus recetas favoritas.
  • Potencia nutricional:
    Las semillas de capuchina están repletas de nutrientes esenciales. Son ricos en vitamina C, hierro, manganeso y antioxidantes que estimulan el sistema inmunológico, mejoran la producción de colágeno y promueven una piel y un cabello saludables.
  • Propiedades medicinales:
    Las capuchinas poseen propiedades antibacterianas y antifúngicas. La medicina tradicional ha utilizado durante mucho tiempo extractos de capuchina para ayudar a tratar infecciones respiratorias, infecciones del tracto urinario y afecciones de la piel como el eczema y el acné.
  • Repelente de plagas:
    Las capuchinas son elementos disuasorios naturales de plagas. Su fuerte aroma repele pulgones, moscas blancas y otros insectos dañinos, lo que las convierte en una excelente planta compañera en su jardín. Además, las capuchinas atraen a polinizadores beneficiosos como las abejas y las mariposas.
  • El mejoramiento del suelo:
    Las capuchinas tienen la capacidad de mejorar la calidad del suelo. Se les conoce como “bioacumuladores” porque absorben y liberan nutrientes al suelo. Al plantar capuchinas, puede mejorar la fertilidad de su jardín y preparar el suelo para futuras plantaciones.

La incorporación de semillas de capuchina a su jardín no solo agrega belleza sino que también brinda una variedad de delicias culinarias, beneficios medicinales y control natural de plagas. Su fácil cultivo y su valor nutricional los convierten en una fantástica adición a cualquier jardín o cocina. Entonces, ¿por qué no probar estas vibrantes flores y disfrutar de sus numerosas ventajas?

Comprender los requisitos de crecimiento de la capuchina

Antes de plantar semillas de capuchina, es importante comprender sus necesidades de crecimiento. Al proporcionar las condiciones adecuadas, puede garantizar un crecimiento óptimo y una abundante exhibición de flores coloridas. Aquí hay algunos factores clave a considerar:

  • Luz de sol:
    Las capuchinas prosperan a pleno sol pero pueden tolerar la sombra parcial. Trate de proporcionar al menos de 6 a 8 horas de luz solar directa cada día para un crecimiento saludable y flores vibrantes.
  • Tipo de suelo:
    Las capuchinas prefieren suelos bien drenados y ricos en materia orgánica. Pueden tolerar una amplia gama de tipos de suelo, pero es importante evitar suelos anegados o compactados que puedan provocar la pudrición de las raíces.
  • Riego:
    Las capuchinas tienen necesidades de riego moderadas. Trate de mantener la tierra constantemente húmeda pero no demasiado saturada. Evite regar en exceso, ya que esto puede provocar enfermedades fúngicas.
  • Fertilización:
    Las capuchinas requieren un mantenimiento relativamente bajo y no requieren fertilización excesiva. Sin embargo, aplicar un fertilizante orgánico equilibrado una vez durante la temporada de crecimiento puede promover un follaje más saludable y flores más abundantes.
  • Temperatura:
    Las capuchinas son plantas de estación cálida y prefieren temperaturas entre 60 °F y 75 °F (15 °C y 24 °C). Son relativamente tolerantes a las heladas, pero pueden sufrir daños en caso de frío extremo.

Comprender los requisitos de crecimiento de las capuchinas es crucial para su cultivo exitoso. Al proporcionar el equilibrio adecuado de luz solar, suelo bien drenado, riego adecuado y fertilización moderada, puede garantizar plantas sanas que florezcan con abundantes flores coloridas. Recuerde considerar el clima local y ajustar sus prácticas de jardinería en consecuencia para maximizar el crecimiento y la belleza de sus capuchinas.

Determinar el momento adecuado para plantar semillas de capuchina

El momento es crucial cuando se trata de plantar semillas de capuchina. Estas flores anuales prosperan en climas cálidos y son sensibles a las heladas y las temperaturas frías. Al elegir el momento de siembra adecuado, puede garantizar una germinación óptima y una temporada de crecimiento exitosa. A continuación se ofrecen algunas pautas que le ayudarán a determinar el momento adecuado para plantar semillas de capuchina:

  • Fecha de la última helada:
    Las capuchinas deben plantarse después de que haya pasado la amenaza de las heladas. Verifique el clima local y descubra la fecha promedio de la última helada en su área. Plantar un par de semanas después de esta fecha ayudará a garantizar que las plántulas no se vean afectadas por las heladas tardías de la primavera.
  • Temperatura del suelo:
    Las semillas de capuchina germinan mejor cuando la temperatura del suelo es de alrededor de 55 °F a 65 °F (13 °C a 18 °C). Utilice un termómetro de suelo para controlar la temperatura. Si la tierra está demasiado fría, puede retrasar la germinación o hacer que las semillas se pudran. Espere hasta que la tierra se haya calentado antes de plantar las semillas.
  • Duración de la temporada de crecimiento:
    Considere la duración de su temporada de crecimiento al decidir cuándo plantar semillas de capuchina. Tardan aproximadamente de 7 a 14 días en germinar y requieren alrededor de 7 a 12 semanas para alcanzar la madurez. Asegúrese de que su temporada de crecimiento sea lo suficientemente larga para acomodar el ciclo de crecimiento completo de las plantas.
  • Clima regional:
    Las diferentes regiones tienen diferentes climas y el momento ideal para plantar semillas de capuchina puede variar. Consulte su oficina de extensión agrícola local o recursos de jardinería para determinar la ventana de siembra específica para su área. Pueden proporcionar información valiosa y calendarios de jardinería adaptados a su región.
🔥 Leer:  ¿Instagram te avisa cuando tomas una captura de pantalla de una historia 2024?

Al considerar la fecha de la última helada, monitorear la temperatura del suelo, evaluar la duración de la temporada de crecimiento y comprender el clima regional, puede determinar el momento óptimo para plantar semillas de capuchina. Plantarlas cuando el suelo se haya calentado y haya pasado el riesgo de heladas le dará a sus semillas la mejor oportunidad de germinar y crecer exitosamente, lo que en última instancia conducirá a un jardín vibrante y floreciente.

Plantar semillas de capuchina a principios de la primavera

El comienzo de la primavera es un momento ideal para plantar semillas de capuchina, ya que permite que las plantas se establezcan y florezcan durante los meses más cálidos. Siga estos pasos para garantizar una plantación exitosa y una explosión de color en su jardín:

  1. Prepare el suelo:
    Comienza preparando la tierra donde planeas sembrar las semillas. Afloje la tierra y elimine las malas hierbas o los escombros. Las capuchinas prefieren un suelo con buen drenaje, así que modifíquelo con materia orgánica si es necesario.
  2. Sembrar las semillas:
    Coloque las semillas en la tierra preparada, espaciándolas entre 8 y 12 pulgadas. Cubra las semillas con una fina capa de tierra, aproximadamente a 1/4 de pulgada de profundidad. Golpee suavemente la tierra para asegurar un buen contacto entre la semilla y el suelo.
  3. Proporcione agua adecuada:
    Después de plantar, riegue bien la tierra pero evite regar en exceso. Mantenga la tierra constantemente húmeda, pero no encharcada. Tenga cuidado de no lavar las semillas ni alterar la superficie del suelo durante el riego.
  4. Cuidado de las plántulas:
    Una vez que las semillas hayan germinado, adelgace las plántulas para asegurar un espacio adecuado y un flujo de aire adecuado. Evite el hacinamiento, ya que puede provocar un crecimiento deficiente y una mayor susceptibilidad a plagas y enfermedades.
  5. Proteger de las heladas:
    Al plantar a principios de la primavera, esté atento al pronóstico del tiempo y proteja las plántulas jóvenes de las heladas tardías. Cúbralos con una tela ligera o use campanas para brindar aislamiento adicional durante las olas de frío.
  6. Proporcionar luz solar:
    Las capuchinas requieren pleno sol para florecer. Asegúrese de que el área de plantación reciba al menos de 6 a 8 horas de luz solar directa cada día. Si su jardín tiene sombra parcial, elija un lugar que reciba la máxima luz solar posible.

Plantar semillas de capuchina a principios de la primavera prepara el escenario para una exhibición de flores vibrante y abundante. Al proporcionar las condiciones adecuadas del suelo, agua adecuada, protección contra las heladas y abundante luz solar, puede fomentar un crecimiento saludable y disfrutar de las coloridas flores durante los meses más cálidos. Así que arremángate y prepárate para plantar estas alegres flores que alegrarán tu jardín.

Plantar semillas de capuchina a finales de la primavera

El final de la primavera es otro momento oportuno para plantar semillas de capuchina, especialmente para los jardineros que pueden haber perdido la ventana de siembra de principios de la primavera. Si sigue estos pasos, aún podrá disfrutar de una hermosa exhibición de flores de capuchina más adelante en la temporada:

  1. Prepare el suelo:
    Comience preparando el área de plantación. Quite las malas hierbas, los escombros o las rocas del suelo. Aflojar el suelo y enmendarlo con materia orgánica para mejorar el drenaje y la fertilidad.
  2. Sembrar las semillas:
    Coloque las semillas de capuchina en la tierra preparada, manteniendo una distancia de 8 a 12 pulgadas entre cada semilla. Cúbralos ligeramente con tierra, a no más de 1/4 de pulgada. Presione suavemente la tierra para asegurar un buen contacto entre la semilla y el suelo.
  3. Riega las semillas:
    Después de plantar, riegue bien la tierra para asegurarse de que las semillas estén adecuadamente humedecidas. Mantenga la tierra constantemente húmeda, pero evite regar en exceso, ya que puede provocar pudrición o enfermedades.
  4. Proteger del calor extremo:
    El final de la primavera puede provocar temperaturas más altas, por lo que es importante proteger las semillas recién plantadas del calor extremo. Considere proporcionar algo de sombra o usar mantillo para mantener la tierra fresca y retener la humedad.
  5. Diluya las plántulas:
    Una vez que las semillas hayan germinado y las plántulas midan unos pocos centímetros de alto, adelgace para permitir un flujo de aire adecuado y evitar el hacinamiento. Trate de dejar un espacio de 8 a 12 pulgadas entre cada plántula.
  6. Proporcionar luz solar:
    Las capuchinas prosperan a pleno sol, así que asegúrese de que el área de plantación reciba al menos de 6 a 8 horas de luz solar directa cada día. Si su jardín tiene sombra parcial, seleccione un lugar que reciba la máxima exposición al sol posible.

La siembra tardía de primavera ofrece una segunda oportunidad para cultivar hermosas capuchinas en su jardín. Al preparar el suelo, sembrar las semillas correctamente, proporcionar agua adecuada, protegerlas del calor extremo y mantener el espacio adecuado, puede asegurarse de que las capuchinas plantadas tardíamente crezcan y florezcan tan bellamente como las plantadas al principio de la temporada. Así que no pierdas esta oportunidad de añadir una explosión de color a tu jardín con estas flores versátiles y vibrantes.

Plantar semillas de capuchina a principios del verano

Si a principios del verano desea agregar algunas flores coloridas a su jardín, aún puede plantar semillas de capuchina y disfrutar de su vibrante exhibición. Siga estos pasos para plantar capuchinas con éxito a principios del verano:

  1. Prepare el suelo:
    Antes de plantar, prepare el suelo quitando malezas, rocas o escombros. Afloje la tierra y modifíquela con abono o materia orgánica para mejorar el drenaje y la fertilidad.
  2. Sembrar las semillas:
    Coloque las semillas de capuchina en la tierra preparada, asegurando un espacio de 8 a 12 pulgadas entre cada semilla. Cubra ligeramente las semillas con tierra, a no más de 1/4 de pulgada. Golpee suavemente la tierra para asegurar un buen contacto entre la semilla y el suelo.
  3. Riega las semillas:
    Después de plantar, riegue bien la tierra para asegurarse de que las semillas estén adecuadamente humedecidas. Mantenga una humedad constante y riegue cada vez que la pulgada superior del suelo se sienta seca al tacto.
  4. Proporcionar sombra parcial:
    El comienzo del verano puede traer temperaturas más altas, así que considere proporcionar algo de sombra parcial para proteger las semillas recién plantadas de la intensa luz solar. Esto se puede lograr usando telas de sombra o plantándolas estratégicamente debajo de las plantas de hojas más grandes.
  5. Diluya las plántulas:
    Una vez que las semillas hayan germinado y las plántulas midan unos pocos centímetros de alto, adelgacelas para dejar espacio adecuado para que cada planta crezca y prospere. Trate de dejar un espacio de 8 a 12 pulgadas entre cada plántula.
  6. Continuar regando:
    Las capuchinas prefieren un suelo constantemente húmedo, así que continúe regando las plantas con regularidad durante la temporada de crecimiento. Asegúrese de que la tierra permanezca húmeda pero no encharcada para evitar la pudrición de las raíces.
🔥 Leer:  Google Meet ahora puede detectar cuando levantas la mano

Aunque plantar semillas de capuchina a principios del verano puede ser un poco más tarde que el momento óptimo, con el cuidado y la atención adecuados aún puedes disfrutar de una hermosa exhibición de coloridas flores de capuchina. Al preparar el suelo, sembrar las semillas correctamente, proporcionar agua adecuada, ofrecer sombra parcial y mantener el espacio adecuado, le dará a sus capuchinas plantadas en verano la mejor oportunidad de crecer y brindarle un estallido de belleza a su jardín.

Plantar semillas de capuchina a finales del verano

Si bien el final del verano puede no ser el momento más ideal para plantar semillas de capuchina, aún es posible disfrutar de sus vibrantes flores con un poco de cuidado adicional. Si sigue estos pasos, podrá darle a sus capuchinas plantadas tardíamente la oportunidad de crecer y prosperar:

  1. Prepare el suelo:
    Comience preparando el área de plantación. Retire las malas hierbas o los escombros y afloje la tierra. Agregar abono o materia orgánica puede ayudar a mejorar la fertilidad y el drenaje del suelo.
  2. Sembrar las semillas:
    Coloque las semillas de capuchina en la tierra preparada, manteniendo un espacio de 8 a 12 pulgadas entre cada semilla. Cubra las semillas con una fina capa de tierra, aproximadamente 1/4 de pulgada de profundidad. Presione suavemente la tierra para asegurar un buen contacto entre la semilla y el suelo.
  3. Riegue regularmente:
    El final del verano suele traer un clima más cálido y seco, por lo que es importante regar las semillas recién plantadas con regularidad. Asegúrese de que la tierra permanezca constantemente húmeda, pero evite regar en exceso, ya que esto puede provocar la pudrición de las raíces.
  4. Proporcionar sombra:
    Las capuchinas prefieren temperaturas más frías, por lo que proporcionar algo de sombra durante la parte más calurosa del día puede ayudar a proteger las plantas del estrés por calor excesivo. Considere usar telas de sombra o plantarlas en áreas con sombra parcial.
  5. Monitorear plagas y enfermedades:
    El final del verano suele ser una época en la que las plagas y enfermedades se vuelven más frecuentes. Vigile de cerca sus plantas de capuchina y tome las medidas necesarias para prevenir y gestionar cualquier problema. Retire rápidamente las hojas infectadas o dañadas.
  6. Mantenga las malezas bajo control:
    Las malas hierbas pueden competir por los nutrientes y el agua, lo que afecta el crecimiento de las capuchinas. Tómese el tiempo para desherbar regularmente el área de plantación, asegurándose de que sus capuchinas tengan el mejor ambiente posible para el crecimiento.

Si bien plantar semillas de capuchina a finales del verano puede presentar algunos desafíos, vale la pena intentarlo. Al preparar el suelo, sembrar las semillas correctamente, proporcionar riego regular, sombra y control de plagas, puede darle a sus capuchinas plantadas tardíamente la oportunidad de crecer y florecer maravillosamente. Con un poco de cuidado y atención adicionales, es posible que sea recompensado con flores vibrantes y coloridas para disfrutar en su jardín a medida que la temporada de verano pasa al otoño.

Consejos para plantar exitosamente semillas de capuchina

Plantar semillas de capuchina es un esfuerzo gratificante que puede aportar belleza y delicias culinarias a su jardín. A continuación se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a garantizar una germinación exitosa y un crecimiento saludable de sus plantas de capuchina:

  • Semillas en remojo:
    Considere remojar las semillas de capuchina en agua durante la noche antes de plantarlas. Esto puede ayudar a suavizar la cubierta de la semilla y promover una germinación más rápida.
  • Siembra Directa:
    Es mejor sembrar las semillas de capuchina directamente en el lecho del jardín en lugar de sembrarlas en el interior. Sus delicadas raíces no se trasplantan bien, así que evite perturbar las plántulas una vez que hayan brotado.
  • Buen drenaje:
    Asegúrese de que el área de plantación tenga un buen drenaje para evitar que el suelo se encharque, ya que la humedad excesiva puede hacer que las semillas se pudran. Si su suelo es pesado o tiene mal drenaje, considere agregar materia orgánica o crear camas elevadas.
  • Espaciado adecuado:
    Deje suficiente espacio entre cada semilla al plantar. Esto promoverá un flujo de aire adecuado, reducirá el riesgo de enfermedades y permitirá que cada planta reciba luz solar y nutrientes adecuados a medida que crecen.
  • Deadheading:
    Retire periódicamente las flores gastadas (que se marchitan) de sus plantas de capuchina para fomentar la floración continua. Esta práctica también evita que las plantas produzcan semillas demasiado rápido, lo que permite que su energía se dirija a producir más flores.
  • Plantación complementaria:
    Las capuchinas son excelentes plantas compañeras en el jardín. Pueden ayudar a repeler pulgones, escarabajos y chinches al mismo tiempo que atraen insectos beneficiosos como abejas y mariposas. Considere plantar capuchinas junto con verduras como tomates, pepinos o repollo como solución natural para el control de plagas.
  • Cosecha de semillas:
    Si desea recolectar semillas de sus plantas de capuchina, permita que algunas de las flores se conviertan en semillas hacia el final de la temporada de crecimiento. Coseche las semillas secas, guárdelas en un lugar fresco y seco y úselas con fines culinarios o para plantar el año siguiente.
🔥 Leer:  ¿Cómo desbloquear clases en Skyforge Ps4?

Si sigue estos consejos, puede aumentar la probabilidad de plantar exitosamente semillas de capuchina. Remojar las semillas, sembrarlas directamente, asegurar un buen drenaje, espaciamiento adecuado, marchitarlas, plantarlas en compañía y cosechar semillas contribuirán a la salud, la belleza y la productividad generales de sus plantas de capuchina. Disfrute del proceso de cuidar estas hermosas flores y sea testigo de cómo sus vibrantes flores mejoran su jardín y sus aventuras culinarias.

Cuidando las plantas de capuchina

Una vez que las semillas de capuchina hayan germinado y hayan comenzado a crecer, es importante brindarles el cuidado adecuado para garantizar plantas sanas y vigorosas. A continuación se ofrecen algunos consejos esenciales para el cuidado de sus plantas de capuchina:

  • Riego:
    Las capuchinas prefieren un suelo constantemente húmedo. Riega las plantas con regularidad, especialmente durante los períodos secos. Evite regar en exceso, ya que puede provocar la pudrición de las raíces. Trate de regar el suelo directamente en lugar de mojar el follaje para evitar la propagación de enfermedades.
  • Fertilizando:
    Las capuchinas requieren un mantenimiento relativamente bajo y no requieren una fertilización intensa. Sin embargo, una ligera aplicación de fertilizante orgánico equilibrado o abono a principios de la primavera puede proporcionar un aumento de nutrientes. Evite el exceso de nitrógeno, ya que puede provocar un mayor crecimiento del follaje que de las flores.
  • Soporte y Capacitación:
    Dependiendo de la variedad, algunas capuchinas pueden beneficiarse de estructuras de soporte como enrejados o estacas. Esto les ayudará a trepar y crear una impresionante exhibición vertical. Guíe suavemente las enredaderas a medida que crecen, asegurándose de que estén correctamente aseguradas al soporte para evitar roturas.
  • Control de plagas y enfermedades:
    Esté atento a plagas comunes como pulgones u orugas. Inspeccione periódicamente el follaje y la parte inferior de las hojas y tome las medidas necesarias ante el primer signo de infestación. Utilice métodos orgánicos de control de plagas, como recogerlas a mano, rociarlas con jabón insecticida o introducir insectos beneficiosos.
  • Poda:
    Si bien las capuchinas generalmente no requieren una poda extensa, eliminar el follaje muerto o dañado puede mejorar la circulación del aire y prevenir la propagación de enfermedades. Pode selectivamente para dar forma a las plantas o redirigir el crecimiento según sea necesario.
  • Triturado:
    Cubrir con mantillo alrededor de la base de las plantas puede ayudar a retener la humedad, suprimir el crecimiento de malezas y regular la temperatura del suelo. Aplique una capa de mantillo orgánico, como paja u hojas trituradas, teniendo cuidado de no cubrir los tallos o el follaje directamente.
  • Cosecha regular:
    Coseche regularmente las flores y hojas comestibles para fomentar la floración continua y mantener la salud general de la planta. Es mejor cosechar capuchinas por la mañana, cuando las flores están más frescas. Utilice las flores y hojas cosechadas en ensaladas, sándwiches o como guarnición para agregar un sabor picante y un toque de color a sus platos.

Al proporcionar riego adecuado, fertilización ligera, apoyo cuando sea necesario, control de plagas y enfermedades, poda selectiva, cobertura con mantillo y cosecha regular, puede garantizar la salud y la longevidad de sus plantas de capuchina. Estas sencillas prácticas de cuidado promoverán una exhibición de flores floreciente y vibrante, permitiéndole disfrutar plenamente de la belleza y los beneficios culinarios de estas plantas versátiles.

Cosecha de semillas de capuchina

Cosechar semillas de capuchina es un proceso gratificante que le permite propagar nuevas plantas para temporadas futuras y disfrutar de su sabor único en creaciones culinarias. A continuación se explica cómo cosechar y almacenar con éxito semillas de capuchina:

  1. Momento:
    Espere hasta que las flores se hayan marchitado y se hayan formado las vainas de semillas en la planta. Las vainas de las semillas aparecerán hinchadas y se volverán amarillas o marrones a medida que maduran. Coseche las semillas cuando las vainas estén secas y crujientes al tacto.
  2. Cosecha de vainas de semillas:
    Arranque con cuidado las vainas de las semillas de la planta con la mano o use tijeras pequeñas o podadoras para cortarlas con cuidado. Coloque las vainas de semillas cosechadas en un recipiente limpio y seco para evitar que se derramen o se pierdan.
  3. Secar las vainas de semillas:
    Deje que las vainas de semillas se sequen más en un lugar seco y bien ventilado. Extiéndelas sobre una bandeja limpia o toalla de papel, asegurándote de que queden en una sola capa. Evite colocarlos bajo la luz solar directa o en un ambiente húmedo.
  4. Extracción de semillas:
    Una vez que las vainas estén completamente secas, ábrelas con cuidado para liberar las semillas. Puedes hacerlo usando los dedos o presionando suavemente las vainas. Las semillas deben salir con facilidad, ya que estarán secas y quebradizas.
  5. Almacenamiento de semillas:
    Guarde las semillas cosechadas en un lugar fresco, seco y oscuro. Colócalos en un recipiente pequeño y hermético, como un frasco de vidrio o una bolsa ziplock. Etiquete el recipiente con la fecha de cosecha y la variedad de semillas de capuchina.
  6. Viabilidad de la semilla:
    Las semillas de capuchina pueden seguir siendo viables durante varios años si se almacenan adecuadamente. Sin embargo, para obtener las mejores tasas de germinación, se recomienda utilizar las semillas dentro de uno o dos años después de la cosecha.

Cosechar semillas de capuchina te permite seguir disfrutando de sus flores en las siguientes temporadas y añade una dimensión emocionante a tus aventuras culinarias. Si programa la cosecha correctamente, quita con cuidado las vainas de las semillas, las seca completamente, extrae las semillas y las almacena adecuadamente, puede garantizar la más alta calidad de las semillas y mantener las características únicas de la variedad de capuchina. Así que no pierdas la oportunidad de recolectar y almacenar estas preciosas semillas para plantarlas en el futuro y compartir su belleza y sabor con los demás.

Tabla de contenidos

Toggle

Recomendamos

Populares