Definir el propósito y el plan de un producto

Digamos que estoy en el proceso de desarrollar una nueva plancha para gofres. Será capaz de detectar perfectamente cuándo un gofre es dorado sin importar el volumen o el grosor de la masa. Estamos hablando de la tecnología de gofres del siguiente nivel. Podría ser un cambio de juego absoluto, pero en este escenario, algo sale terriblemente mal.

El producto se apresura a través del desarrollo sin ninguna orientación u objetivos reales. Y cuando se envía al fabricante, no hay una imagen de qué tipo de audiencia gravitará hacia él, cómo se compara con otras planchas para gofres, qué hará para el negocio u otros factores cruciales que podrían darle a esta gofrera identidad en el mercado.

Si ese fuera el caso, entonces esta hazaña única de generación de ingeniería de waffles se desperdiciaría, todo porque no tenía una estrategia de producto sólida para guiar su desarrollo.

Una buena estrategia de producto puede ser la diferencia entre un producto capaz de hacerse un lugar permanente en su mercado y ser una idea de último momento. Puede poner peso y sensibilidad detrás de un producto para ayudarlo a resonar con los consumidores de la manera más efectiva posible.

Es la base para un ciclo de vida exitoso del producto, por lo que si está interesado en desarrollar un producto en cualquier momento en el futuro, es un concepto del que vale la pena tener una imagen.

Aquí, entenderemos qué es una estrategia de producto, el marco que la estructura, los elementos clave que debe abordar y un ejemplo del concepto.

Marco de estrategia de producto

Un marco de estrategia de producto generalmente se compone de tres componentes principales: visión de mercado, objetivos de producto e iniciativas de producto.

Visión del mercado

¿Para quién es este producto y qué significa eso para usted como empresa? Esas son las preguntas críticas que debe responder al definir su visión de mercado. Esta parte incluye información sobre sus clientes objetivo, planes sobre cómo posicionará su producto y cómo se desempeñará en relación con su competencia. Su visión de mercado tiene que abordar las necesidades de sus clientes, las personas del comprador a las que pretende atraer y cómo entregará una oferta competitiva.

Metas del producto

Tiene que haber algún tipo de juego final para sus esfuerzos con una estrategia de producto. Tienes que trabajar hacia algo. Establecer objetivos es crucial para trazar su curso y mantenerlo en el camino. Los objetivos guían a su equipo de desarrollo, le permiten controlar el progreso y, en última instancia, medir el éxito cuando se lanza su producto.

Asegúrese de que sus objetivos sean INTELIGENTES: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y basados ​​en el tiempo. Hágalos claros con un sentido de urgencia detrás de ellos. Además, no recargue todos sus objetivos para el final del proyecto. Establezca hitos individuales y oportunos en el camino para garantizar que su equipo mantenga un ritmo sólido y logre todo lo que debe hacerse.

Iniciativas de producto

Las iniciativas de productos son esencialmente objetivos de producto más conceptuales. Son ideas generales, incluidas las tendencias en las que desea que influya su producto. Representan el tipo de impacto que desea tener en su negocio, su reputación, su estado dentro de su industria, el estado de su industria, la vida de los consumidores o el mundo en general, dependiendo de la escala de su operación.

Ejemplo de estrategia de producto

En 1984, Apple lanzó el Macintosh 12K8, la primera versión de lo que se convertiría en la marca de computadora personal más popular del mundo. La Mac fue un paso audaz en el panorama de la informática, y aunque finalmente no cumplió con los objetivos que estableció inicialmente, vale la pena examinar su estrategia de producto.

Visión del mercado

El marketing de alta tecnología y las estrategias de productos a lo largo de los años 70 y principios de los 80 se dirigieron principalmente a los aficionados y a los "primeros usuarios", personas sin experiencia en informática que desean aprender sobre ello para mejorar la productividad del trabajo.

No se hizo mucho hincapié en atraer al consumidor común, exactamente a quién Apple intentó llegar. Su visión de mercado giraba en torno a dar a la persona promedio acceso a la informática personal directa y estéticamente atractiva.

Metas del producto

Apple estableció una serie de objetivos mensurables y orientados al tiempo para Macintosh, específicamente cuando se trataba de ventas. Apple estimó que la Mac vendería 50,000 unidades en sus primeros 100 días, un objetivo que alcanzó con relativa facilidad. Sin embargo, esas ventas tempranas resultaron ser engañosas, y la Mac 12K8 no estuvo cerca de alcanzar sus objetivos de ventas a largo plazo.

Aunque ese podría ser el caso, el hecho es que Apple estableció objetivos específicos sobre sus cifras de ventas preferidas para finalmente medir el éxito de su estrategia de producto.

Iniciativas de producto

Apple lanzó el Macintosh original con el lema "La computadora para el resto de nosotros". Era fácilmente operable con una interfaz gráfica de usuario accesible, entre varias otras funciones accesibles y directas.

La Mac original fue diseñada, posicionada y comercializada como una máquina que daría forma al futuro de la informática personal. Iba a hacer que el concepto fuera más accesible para la población en general, más allá de los aficionados y los usuarios tradicionales de PC. Esa fue la iniciativa de producto de Macintosh: democratizar la informática personal. Y por lo que vale, Apple lo logró.

Elementos clave de la estrategia del producto

Una estrategia de producto efectiva gira, en gran parte, en torno a cuatro elementos clave: enfocarse en un segmento de clientes, comprender la competencia, resolver el final comercial de la estrategia y considerar el macroambiente.

1. Perfeccionar en un segmento de clientes.

No puede desarrollar una estrategia de producto sin comprender a quién está tratando de llegar. El primer paso para identificar esa base es determinar qué necesidad específica está tratando de abordar con su producto. Una vez que identifique la mejor necesidad de abordar, debe considerar a quién se aplica esa necesidad. No aborde el proceso con una imagen borrosa e indiscriminada de quién está comprando, eso será ineficiente e insostenible.

Tómese el tiempo para desarrollar personas de compradores detalladas. Toque la base con quién cree que puede comunicarse para ver si su producto resonará con ellos. Y esté preparado para adaptarse a los comentarios de sus clientes a medida que pasa el tiempo.

2. Comprender la competencia.

Con toda probabilidad, su empresa tendrá competidores dentro de su espacio con propuestas de valor similares. Es por eso que debe comprender las opciones que ofrecen, cómo se compara y cómo puede destacarse.

Los productos exitosos siempre tienen algún tipo de factor diferenciador. Tenga en cuenta que eso no es necesariamente lo mismo que el beneficio clave de su producto. Su competencia es su competencia porque sus productos cumplen un propósito fundamentalmente similar. Entonces, ¿cómo haces para rastrear ese factor?

En términos generales, su factor diferenciador será una cuestión de mejor servicio, mejor calidad o precios más bajos. Pero, ¿cómo te conformas con uno? Bueno, puede ejecutar diferentes ideas según la base de clientes en la que haya aterrizado. Son una fuente de inspiración tan confiable como la que encontrarás. Además, vigile a sus competidores. Mira cómo intentan diferenciarse e intenta encontrar un nicho lucrativo que todavía tenga espacio.

3. Planchar el fin del negocio.

Finalmente, un producto es un medio para un fin, y ese fin es generalmente monetario. Una estrategia de producto les permitirá a los accionistas saber cómo verán un retorno de su inversión. Detallará, en profundidad, cómo planea monetizar sus esfuerzos.

¿Cuál es su modelo de negocio? Si su producto está basado en la web, ¿generará ingresos mediante la venta de espacio publicitario? ¿Qué pasa con un modelo de suscripción? Si su producto es un bien de consumo, ¿qué tipo de minoristas lo venderán? ¿O se venderá exclusivamente en línea?

Un negocio no es un negocio si no tiene interés en ganar dinero. Presentar un producto sin un concepto de cómo los clientes podrán comprarlo constituye una estrategia de producto ineficaz y sin límites.

4. Considere el macroambiente.

El macroentorno es la suma de los principales factores externos más allá de su control que influyen en su empresa. Son las fuerzas políticas, económicas, sociales y culturales que pueden influir en el contexto en el que hace negocios y cómo sus clientes pueden ver su producto.

Aunque no son completamente predecibles, su estrategia de producto debe tenerlos en cuenta. Eso podría significar tener en cuenta las nuevas tecnologías que podrían dar forma a su mercado, los diferentes mercados a los que podría recurrir en el futuro o las formas en que las necesidades, intereses y comportamientos de sus clientes podrían cambiar con el tiempo.

Posicionamiento del producto

El concepto de posicionamiento del producto gira en torno a cómo los clientes ven su producto: el espacio en sus mentes que ocupará su producto. Esencialmente es el proceso de determinar cómo comunicar mejor los atributos útiles y convincentes de su producto a su público objetivo para dar forma a una percepción específica.

La forma en que pretende posicionar su producto a menudo se resume en algo conocido como una "declaración de posicionamiento", una declaración concisa que explica cómo su producto se adapta a su personalidad de comprador ideal. Está destinado a ser utilizado como una herramienta interna para alinear los esfuerzos de marketing con la marca y la propuesta de valor. Dice así:

por [cliente objetivo] quién tiene [declaración de necesidad], [Producto / marca] es un [categoría de mercado] ese [declaración de beneficios clave / razón convincente para comprar]. diferente a [alternativas principales de la competencia], el producto [declaración de diferenciación única].

La declaración para la plataforma de redes sociales para compartir videos TikTok podría leer esta declaración:

Las empresas generalmente aprovechan tácticas y recursos como investigación de mercado y grupos focales para informar sus estrategias ideales de posicionamiento de productos. Estas estrategias permiten a las empresas comprender cómo se puede alcanzar mejor a su público objetivo. Con esa información a la mano, las empresas pueden determinar las mejores formas de transmitir los beneficios de sus productos para resonar con esos consumidores.

El posicionamiento del producto a menudo informa los esfuerzos de marketing de una empresa. Eso significa adaptar ciertos aspectos de la presentación y la mensajería de un producto para satisfacer las necesidades y deseos de ese público. Esto a menudo puede implicar ajustes en aspectos como el embalaje o la pantalla.

El desarrollo exitoso de productos necesita orientación. No se da cuenta a medida que avanza, y las empresas no pueden permitirse el lujo de volar. Una estrategia de producto establece el tono para el proceso. Establece el desarrollo en movimiento y lo mantiene en el camino.

La estrategia del producto es una cuestión de definir el propósito de un producto. Una de sus funciones más importantes es establecer el producto. Y sin eso, es muy difícil que los equipos de productos sepan comenzar y continuar.

Kit de comercialización de productos