El impacto de la pandemia en el comercio electrónico: 4 tendencias significativas (2020-2021)

Los hábitos de compra de los clientes cambiaron de manera irrevocable cuando llegó la crisis del coronavirus. Nos enseñó que podíamos enfermarnos simplemente comprando cerca de otras personas. Los gobiernos también nos bloquearon y detuvieron temporalmente el comercio minorista no esencial. Los clientes tradicionales dudaron por un momento y luego migraron al centro comercial digital.

El comercio minorista en línea aumenta significativamente en los países en desarrollo

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, UNCTAD, dice que la pandemia de COVID-19 aceleró el cambio digital. Dice que la tendencia ha sido particularmente significativa para la telemedicina, el teletrabajo y la educación en línea, por no hablar de mantener vivo el contacto social. Sin embargo, la agencia también ha observado un crecimiento del comercio electrónico en los países en desarrollo donde la tecnología digital está disponible para todos.

La clave de este desarrollo ha sido, y probablemente siempre será, el acceso a la tecnología digital. Esto se aplica igualmente a los proveedores de comercio electrónico y sus clientes digitales. La piedra angular es la disponibilidad de proveedores de servicios, razón por la cual no todas las naciones están a la vanguardia en la tendencia.

Las tasas de crecimiento han variado entre las regiones y dentro de ellas, con resultados más sólidos en Asia Pacífico que en Europa, y en los países en desarrollo más que en los países desarrollados (UNCTAD).

El sudeste asiático lidera la transformación digital en Asia-Pacífico

La economía digital del sudeste asiático ha crecido más rápido que otros mercados en expansión, incluidos Brasil, China e India. Facebook Las empresas reportaron los siguientes indicadores de esto el 30 de agosto de 2021:

  • Otros 70 millones de personas que viven en la región se convirtieron en clientes digitales desde el inicio de la pandemia. Para fines de 2021, la región tendrá un total de 380 millones de consumidores digitales.
  • Se estima que 8 de cada 10 de estos compradores tendrán 15 años o más. Facebook Las empresas calculan que su gasto medio online por persona alcanzará los 381 dólares estadounidenses a finales de 2021.

La tendencia continuará cuando la pandemia se desacelere y cesen los bloqueos

El repunte del comercio electrónico también fue evidente en los países desarrollados. Forbes informa que esto fue un salvavidas para muchas pequeñas empresas que hicieron esfuerzos encomiables para sobrevivir. Tuvieron que repensar cómo estaban haciendo negocios a la luz de las necesidades de los clientes que habían cambiado radicalmente. Muchas empresas aceleraron la conversión digital, ya que encontraron que los clientes ya no visitaban sus tiendas.

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos La OCDE detectó un cambio a largo plazo de las transacciones de comercio electrónico de las necesidades diarias a los bienes y servicios de lujo. Vio claras ventajas para sus estados miembros, como que el comercio virtual “mejora el distanciamiento social al tiempo que garantiza que nadie se quede atrás”. En el futuro, más empresas se encontrarán con los clientes donde estén.

La pandemia tuvo un impacto duradero al acelerar la preferencia por el comercio electrónico. A medida que las pequeñas empresas navegan hacia la nueva normalidad, deberán reconocer que el comercio electrónico es una expectativa que los clientes tendrán de las empresas grandes y pequeñas. (Forbes)

El paso del pago en efectivo al pago sin contacto se acelerará

Los pagos sin contacto son transacciones financieras seguras, en las que los clientes liberan fondos de sus tarjetas a través de un centro de procesamiento de pagos. Esto mantiene la confidencialidad de su información personal y elimina la desconfianza de los proveedores de comercio electrónico.

Esta tendencia, que se aceleró con la pandemia, continuará. Uno de cada diez millennials ya estaba usando sus billeteras digitales para cada compra en 2019, según Experian. Pew Research confirma que el 34% de los adultos menores de 50 años no realizan compras en efectivo. Statista prevé esta duplicación en los próximos cinco años.

La tendencia del centro comercial al comercio electrónico es un cambio permanente

2020 fue testigo de “un gran paso adelante para las transacciones sin efectivo” y esto continuará.

  • Los bloqueos de COVID-19 agregaron un nuevo ímpetu al comercio electrónico.
  • La pandemia aceleró el paso del efectivo a la tarjeta.
  • Las nuevas opciones de pago sin efectivo, como pagar más tarde, están en auge.
  • Es poco probable que los consumidores vuelvan a realizar pagos en efectivo.

Una mayor confianza en línea se traducirá en más compras de lujo

Statista cree que los clientes de artículos de lujo que incluyen ropa, calzado, fragancias y relojes estarán más dispuestos a probar el nuevo método.

Los compradores de lujo valorarán la oportunidad de comprar en los horarios que les convengan, no durante el horario comercial cuando están ocupados. Se han dado cuenta de que las enfermedades respiratorias se propagan por el aire. Ya no quieren tocar bienes de consumo que han manejado compradores desconocidos.

McKinsey cree que la demanda de artículos de lujo se recuperará a medida que la pandemia se calme y se convierta en una experiencia cotidiana. Sin embargo, advierte a los proveedores de artículos de lujo que mejoren sus sitios web, aceleren sus inversiones digitales, trasladen el gasto en medios a canales en línea y consideren asociaciones con minoristas electrónicos de renombre.

Ponga lo digital en el corazón de su modelo operativo, aconseja. Incrementa tu inversión en tu canal online. Intensifique sus esfuerzos de personalización en marketing digital. El comercio electrónico en China está atrayendo nuevos segmentos de clientes. Podemos esperar lo mismo en otras regiones.

Los consumidores de lujo están acostumbrados a un alto nivel de servicio en las tiendas; el énfasis, entonces, debería estar en crear una experiencia digital personalizada de la misma calidad. (McKinsey)

Las tiendas físicas perdieron muchos clientes durante la pandemia porque carecían de una presencia efectiva en el comercio electrónico. No todos esos clientes regresarán en la era posterior al bloqueo. Si las tiendas físicas quieren reavivar su lealtad, tendrán que reunirse, saludar y realizar transacciones con ellas en el ciberespacio.