Este nuevo gen descubierto en el agua de alcantarillado en Georgia podría ser una ‘amenaza global’

Se ha encontrado un gen en el agua de alcantarillado de Georgia que hace que las bacterias sean resistentes a uno de los antibióticos más importantes del mundo, la colistina. La presencia del gen MCR-9 es terrible para la salud pública porque provoca resistencia a los antimicrobianos. Este es un problema que la Organización Mundial de la Salud ha declarado “una de las 10 principales amenazas mundiales para la salud pública que enfrenta la humanidad”.

Investigadores del Centro de Seguridad Alimentaria (CFS) de la Universidad de Georgia recolectaron aguas residuales de un entorno urbano en Georgia para analizar el gen MCR en bacterias presentes de forma natural. El equipo estuvo encabezado por el profesor asistente de la Facultad de Ciencias Agrícolas y Ambientales Issmat Kassem, cuya investigación reduce la presencia de MCR en todo el mundo.

El equipo encontró el gen en una prueba. Esto significa que el gen se está estableciendo en los EE. UU.

El gen se encontró en la bacteria Morganella morganii. Esta fue la primera vez que se encontró MCR en M. morganii, lo cual es problemático porque es una bacteria que los investigadores no analizan con frecuencia.

Anteriormente, se pensaba que las prácticas agrícolas llevaron a la propagación de MCR. Países como China e India utilizan antibióticos de colistina en el ganado. Se considera un antibiótico de “último recurso” porque puede matar infecciones que otros antibióticos no pueden. Su uso frecuente significa que algunas bacterias se están volviendo resistentes a él, lo cual es bastante problemático.

La colistina está prohibida en los EE. UU. para su uso en alimentos para animales. Sin embargo, MCR se puede propagar a través de viajes globales y la importación de alimentos de otros países. Los resultados del estudio CFS demuestran que EE. UU. enfrenta la misma amenaza que el resto del mundo.

Un gen encontrado en el agua de alcantarillado de Georgia podría ser una

El gen se transmite en plásmidos, que son hebras de ADN que se encuentran dentro de las células y que pueden replicarse por sí mismas, sin la célula. Un plásmido con resistencia a los antimicrobianos que se encuentra en un tipo de bacteria puede transmitirse a otros tipos de bacterias. Por lo tanto, E. coli y Salmonella, que comúnmente causan brotes en humanos, pueden transmitir MCR, lo que los convierte de enfermedades tratables en infecciones potencialmente mortales.

“Si no lo abordamos ahora mismo, estamos poniendo en peligro la medicina humana y animal tal como la conocemos y eso puede tener enormes repercusiones en la salud y la economía”, dijo Kassem. “Es un problema peligroso que requiere la atención de múltiples sectores para que podamos abordarlo adecuadamente”.

Los hallazgos de la investigación se publicaron con urgencia en un manuscrito de formato corto que se publica ahora en el Journal of Global Antimicrobial Resistance. Fue financiado a través de una subvención del CFS y otros investigadores involucrados fueron Jouman Hassan, David Mann, Shaoting Li y Xiangyu Deng.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba