Estos científicos han descubierto la célula de vida más simple en el espacio interestelar

Vctor Rivilla y sus colegas en Centro Espa√Īol de Astrobiolog√≠a de Madrid han logrado un descubrimiento notable. En el espacio, los investigadores descubrieron un componente crucial del fosfol√≠pido m√°s simple. Los fosfol√≠pidos son sustancias qu√≠micas que forman las membranas de todas las c√©lulas de la Tierra, en caso de que no lo supieras. El equipo analiza su descubrimiento del componente fosfol√≠pido, conocido como etanolamina, en una preimpresi√≥n que no ha sido revisada por pares, y se√Īala que este resultado muestra que todos los antecedentes de la vida podr√≠an haber comenzado en el espacio.

Estos ingredientes de construcci√≥n, que incluyen amino√°cidos, precursores de prote√≠nas y mol√©culas que pueden almacenar informaci√≥n en forma de ADN, han sido detectados y registrados por astr√≥nomos. Sin embargo, hay otro componente crucial para la vida: sustancias qu√≠micas que pueden crear membranas capaces de encerrar y preservar mol√©culas de vida en compartimentos conocidos como protoceldas. En el espacio, nunca se han descubierto fosfol√≠pidos. Hasta el descubrimiento de Rivilla y sus compa√Īeros.

Universo de la NASA en Twitter: Sagitario B2

Los investigadores estudiaron la luz de Sagitario B2, una nube interestelar de gas y polvo ubicada a 390 a√Īos luz del n√ļcleo de la V√≠a L√°ctea. La f√≥rmula qu√≠mica de la etanolamina es NH2CH2CH2OH. Los investigadores calcularon el espectro que deber√≠a emitir esta sustancia qu√≠mica a las g√©lidas temperaturas que se encuentran en las nubes. A continuaci√≥n, buscaron pruebas obvias de este espectro en la luz que hab√≠a viajado a trav√©s de la nube, lo que descubrieron. ‚ÄúEsto no solo tiene consecuencias cruciales para las ideas sobre el origen de la vida en la Tierra, sino que tambi√©n tiene ramificaciones para otros planetas y sat√©lites habitables en todo el Universo‚ÄĚ, afirmaron los investigadores.

Los astr√≥nomos han descubierto previamente etanolamina en meteoritos. Algunos argumentan que se gener√≥ exclusivamente a trav√©s de una extra√Īa combinaci√≥n de procesos en un asteroide padre, pero los investigadores a√ļn no est√°n seguros de c√≥mo lleg√≥ all√≠.

La etanolamina, por otro lado, parece estar mucho m√°s extendida, seg√ļn un descubrimiento reciente.
La cabeza hidr√≥fila de mol√©culas de fosfol√≠pidos que se autoensamblan en las membranas celulares de la Tierra est√° formada por etanolamina. “La etanolamina podr√≠a haberse transmitido desde la nebulosa proto-solar a los planetesimales y cuerpos menores del Sistema Solar, y luego a nuestro planeta”, dijeron Rivilla y sus colegas a la revista Astronomy Magazine sobre su descubrimiento en las nubes interestelares.