Instagram amenaza el ecosistema de las monta√Īas

La √ļltima v√≠ctima del geoetiquetado e Instafame es Mount Aspiring en Nueva Zelanda. Los temores de da√Īar su delicado ecosistema est√°n aumentando a medida que miles de personas acuden en masa a la regi√≥n para tomar la misma fotograf√≠a.

Seg√ļn lo informado por The Guardian, el volumen de visitantes est√° teniendo un impacto en el parque nacional. Se han instalado ba√Īos y se han ampliado los aparcamientos para hacer frente al n√ļmero creciente, pero los lugare√Īos argumentan que esto solo ha hecho que la ubicaci√≥n sea a√ļn m√°s accesible, atrayendo as√≠ a m√°s personas.

De particular inter√©s es Roy’s Peak, que cuenta con una pista que lleva a los caminantes a una caminata suave de 5 a 6 horas y ofrece impresionantes vistas del lago Wanaka. Este lago est√° dominado por los Alpes del Sur, una cadena monta√Īosa que muchos conocieron despu√©s de ser utilizada para el rodaje de The Fellowship of the Ring. Los usuarios de las redes sociales parecen estar particularmente interesados ‚Äč‚Äčen obtener una foto de s√≠ mismos mirando el paisaje con los brazos extendidos, tantos que a menudo hay una cola.

Si bien es f√°cil molestarse por este fen√≥meno, considere las palabras del personaje Cueball en uno de mis c√≥mics favoritos de XKCD: ‚ÄúSi ‘otras personas tienen experiencias incorrectas’ te molesta, piensa en lo insoportable que debe ser tener un un extra√Īo te dice que odian la forma en que est√°s experimentando tu vida justo en el momento en que has encontrado algo que quieres recordar “. En este caso, vale la pena preocuparse por c√≥mo la gente disfruta de algo si ese disfrute representa una amenaza directa para un fr√°gil ecosistema alpino.

Adem√°s, la posici√≥n de los brazos sugiere aislamiento y una sensaci√≥n de asombro inspirada por el paisaje. Dado que hay una multitud de personas esperando a que bajes los brazos y te apartes del camino, uno se pregunta cu√°n valiosa puede ser esa imagen. Sin duda, muchos creen que est√°n repitiendo este tropo con una lengua firmemente alojada en su mejilla, pero espero con ansias el d√≠a en que hayamos alcanzado la “cima de los brazos extendidos”. Quiz√°s los anoraks amarillos tambi√©n puedan empezar a quedarse en casa.

Fstopper Tim Behuniak ha escrito antes sobre c√≥mo deber√≠amos resistirnos a etiquetar geogr√°ficamente la ubicaci√≥n exacta de nuestras fotograf√≠as, pero desafortunadamente, para muchas ubicaciones, no tener las coordenadas precisas probablemente no afectar√° el n√ļmero de visitantes.

Imagen principal de John Vossen, utilizada bajo Creative Commons.

Botón volver arriba