Los científicos están trabajando en un sistema de inteligencia artificial que les permitirá hablar con las ballenas

Un equipo interdisciplinario de científicos ha trabajado en colaboración para comprender la comunicación entre los cachalotes.

los escena de “Buscando a Nemo” ahora tiene el potencial de volverse real.

La misión esta siendo llamada Proyecto CETI (Iniciativa de traducción de cetáceos), y su objetivo será hacer uso de la inteligencia artificial para que puedan comprender el lenguaje de las ballenas, según la revista Hakai. En particular, el equipo tiene como objetivo trabajar en el sonido de clic que emiten los cachalotes que se llama “codas”.

El mecanismo implicará el uso del procesamiento del lenguaje natural (PNL), un subcampo de la IA que se centra en el procesamiento del lenguaje escrito y hablado. El equipo ya ha probado grabaciones de coda de cachalote en un algoritmo de PNL y ha dado resultados optimistas.

¿Podrán los humanos entender alguna vez lo que dicen los cachalotes?  Esta investigación tiene una hoja de ruta hacia ella

“Parecían estar funcionando muy bien, al menos con algunas tareas relativamente simples”, dijo Michael Bronstein, el líder de aprendizaje automático del Proyecto CETI, sobre las codas a Hakai.

El mayor recurso para tener éxito en el proyecto será la abundancia de datos.

El primer hito del Proyecto CETI es recolectar cuatro mil millones de codas de cachalotes. Actualmente, el equipo planea aprovechar la investigación existente del Proyecto de cachalotes de Dominica, que ha recopilado menos de 100.000 codas. A modo de comparación, GPT-3, el conocido modelo de lenguaje predictivo de aprendizaje profundo, se entrenó utilizando aproximadamente 175 mil millones de palabras, según Hakai.

Esto, a su vez, requerirá años de investigación sobre las comunidades de ballenas para desarrollar y adjuntar un contexto a los datos recopilados.

Una vez que tenga éxito, es muy probable que se desarrolle el lenguaje “ballena”.

“Si descubrimos que hay una civilización entera básicamente bajo nuestras narices, tal vez resulte en algún cambio en la forma en que tratamos nuestro medio ambiente”, Bronstein No Hakai. “Y tal vez resulte en un mayor respeto por el mundo viviente”.

Botón volver arriba