Mientras Apple estaba ocupado con Samsung, estos dos ingenieros demandaron a Apple y ganaron $ 234 millones

¬ŅAdivina qui√©n es culpable de infracci√≥n de patente ahora? S√≠, la entidad que llam√≥ a los copybots de Samsung y los demand√≥ por miles de millones de d√≥lares por peque√Īas disputas, como pantallas de desbloqueo deslizantes y otras infracciones, fue sorprendida con las manos en la masa despu√©s de utilizar las patentes de procesador de la Universidad de Wisconsin-Madison sin permiso. El gigante de la tecnolog√≠a tendr√° que pagar la friolera de 234 millones de d√≥lares en da√Īos a la Alumni Research Foundation de la universidad y los trolls ya han comenzado a llegar. Dos profesores de ingenier√≠a indios, el profesor Gurindar Sohi y Terani Vijaykumar, que participaron en la fabricaci√≥n de Esta tecnolog√≠a estuvo a la vanguardia de este litigio y jug√≥ un papel integral en la resoluci√≥n de esta importante suma de la compa√Ī√≠a.

manzana sue

En la demanda que sigui√≥ a este uso ilegal de microchips en los iPads y iPhones de Apple, la Universidad de Wisconsin demand√≥ por 400 millones de d√≥lares ya que todos los √ļltimos modelos de tel√©fonos y tabletas de Apple se lanzaron con el mismo chip desarrollado por el equipo universitario. Dado que la gente pobre de la universidad no tiene el tipo de fuerza legal como Apple, finalmente se resolvi√≥ por 166 millones de d√≥lares menos. Pero, felicitaciones al equipo, ya que al final obtuvo una compensaci√≥n justa y los investigadores obtuvieron una parte justa de cada uno.

manzana demandada 2Apple estaba utilizando la patente llamada “Circuito de especulaci√≥n de datos basado en tablas para computadora de procesamiento paralelo” sin permiso.

Aquí está el documento de la corte.

WARF v. Apple

Muchas veces, los ingenieros de las universidades desarrollan un gran producto y estos gigantes multimillonarios se precipitan y solo les dan centavos por lo que realmente vale. Esto podr√≠a ser el comienzo de una gran lucha de los jugadores m√°s peque√Īos del juego. ¬°Gracias Gurinder Sohi y Terani Vijaykumar!