Miles de personas encontraron dinero extra en sus cuentas durante la Navidad. Resulta que fue un error bancario de $176 millones

Santander UK está intentando recuperar 175 millones de dólares (130 millones de libras) que pagó involuntariamente a decenas de miles de clientes el día de Navidad.

Los pagos erróneos se enviaron a cerca de 75.000 personas, muchas de las cuales eran clientes de bancos competidores. Santander está buscando asistencia de otros bancos para reclamar los fondos, según el banco.

Los depósitos defectuosos parecían ser pagos de rutina a los destinatarios porque eran duplicados de pagos regulares y únicos realizados por 2000 de los clientes comerciales y corporativos del banco a personas como proveedores y trabajadores. Además, Santander afirmó que sus clientes no proporcionaron los fondos para los segundos pagos.

“Lamentamos que debido a un problema técnico, algunos pagos de nuestros clientes corporativos se duplicaron incorrectamente en las cuentas de los destinatarios”, dijo el banco.

“Como resultado, ninguno de nuestros clientes se quedó sin dinero en ningún momento, y trabajaremos arduamente con muchos bancos en todo el Reino Unido para recuperar las transacciones duplicadas en los próximos días”.

Según los informes, las personas con cuentas en docenas de instituciones financieras, incluidas Barclays, HSBC y Virgin Money, se encontraban entre los que recibieron pagos erróneos.

Santander UK se ha puesto en contacto con los bancos donde se realizaron los pagos para ayudar a recuperar los fondos. El banco también declaró que estaba utilizando sus propios métodos para recuperar el dinero. Sin embargo, no estaba claro cómo manejarían los bancos a los clientes que ya habían gastado su dinero.

Santander UK es una filial británica del Banco Santander de España, con una base de clientes de más de 14,4 millones. En mayo, el banco se disculpó después de que un “problema técnico” prohibiera a ciertos clientes acceder a los servicios bancarios, incluido el pago, durante muchas horas.

Los bancos rara vez depositan millones de dólares por accidente, pero esos percances pueden ser los más costosos para las personas que reciben los pagos por error.