National Geographic admite que el vínculo del video del oso polar con el cambio climático se salió de control



El año pasado, en lo que se convirtió en una de las imágenes de mayor circulación en la historia reciente, National Geographic publicó el ahora infame video de un oso polar hambriento, con la leyenda “[This is] cómo es el cambio climático “. La compañía ahora ha abordado su redacción, diciendo que la situación “fue demasiado lejos”.

Su elección de la leyenda fue una desviación de la del dúo que grabó el metraje. Paul Nicklen y Cristina Mittermeier grabaron el video, antes de que el primero lo publicara junto con las palabras: “Así es como se ve el hambre”. Fue National Geographic quien la modificó por su propia elección de palabras, decidiendo presentar la foto a las masas como propaganda del cambio climático.

El artículo estuvo acompañado de desgarradoras descripciones del sufrimiento del oso polar (“Una de las patas traseras del oso se arrastra detrás de él mientras camina, probablemente debido a la atrofia muscular”) e incluyó citas de Nicklen y Mittermeier sobre cómo lloraron mientras grababan. El video ahora tiene el título de ser el video más visto de todos los tiempos en el sitio de Nat Geo.

Pero en la nueva edición impresa de agosto de 2018, Mittermeier admite que “perdieron el control de la narrativa”. Afirma que Nat Geo fue demasiado lejos con su leyenda, un sentimiento del que se hizo eco el editor de la marca:

National Geographic fue demasiado lejos al establecer una conexión definitiva entre el cambio climático y un oso polar hambriento en particular en el título de apertura de nuestro video sobre el animal. Dijimos: ‘Así es como se ve el cambio climático’. Si bien la ciencia ha establecido que existe una fuerte conexión entre el derretimiento del hielo marino y la muerte de los osos polares, no hay forma de saber con certeza por qué este oso estaba al borde de la muerte.

Mittermeier dice que ella y Nicklen asumen cierta responsabilidad, sin embargo, por no contar la historia completa, admitiendo que no conocían las circunstancias que llevaron a la condición crítica del oso polar.

Aunque es importante para ilustrar los efectos del cambio climático, es evidente que en este caso había una agenda por parte de National Geographic para capitalizar lo que sabían que sería una imagen que acapararía los titulares.

Botón volver arriba