Si no tienes buen contenido, fallar√°s en las redes sociales

El otro día estaba en un panel con un par de otros tipos de marketing de contenido cuando, como es costumbre en estas cosas, alguien nos preguntó cómo encaja el contenido dentro del marketing de redes sociales. Y (probablemente porque había tomado demasiada cafeína), espeté: "¡Creo que el contenido es social!" que a) realmente no respondió muy bien la pregunta; b) no tenía mucho sentido; yc) me ganó una mirada sucia o dos de los otros panelistas (uno de los cuales era de una plataforma de administración de redes sociales).

Pero cuanto más lo he pensado, más tiene sentido: aunque el marketing de contenidos es el nuevo chico en el bloque, no pasará mucho tiempo antes de que eclipse a las redes sociales como la herramienta de elección de los vendedores.

Permíteme elaborar un poco.

Aquí hay algo que nadie ha dicho nunca: no sé sobre usted, ¡pero disfruto yendo a las redes sociales para disfrutar de las ingeniosas personalidades y observaciones concisa de mis marcas favoritas!

Las incursiones de las marcas en las redes sociales tienen m√°s probabilidades de terminar como un punto clave que fomentar la lealtad del cliente. (Debo se√Īalar que las redes sociales son, y seguir√°n siendo, incre√≠blemente valiosas como herramienta de servicio al cliente; aqu√≠ estoy hablando espec√≠ficamente de marketing).

Pero las redes sociales no van a desaparecer, y las marcas que ignoran su potencial de marketing lo hacen bajo su propio riesgo. Social, después de todo, es donde están sus clientes; es el mejor lugar para comunicarse con ellos mediante mensajes. Y ahí es donde el contenido entra en la ecuación.

NOTA PARA LAS MARCAS # 1: NO vas a superar a meme en Internet.

El contenido de una marca no tiene por qué ser demasiado inteligente, actual o "en tiempo real". Y no me hagas comenzar con el contenido "merienda", que es una frase que me hace querer meter tenedores en mis ojos. Intentar ser más inteligente, oportuno e ingenioso que los 4chans y los Tumblrs de nicho del mundo es un juego de tontos, especialmente para las marcas.

Los consumidores tienen miles de millones (literalmente miles de millones) de lugares para encontrar ese tipo de cosas. Y las actualizaciones de estado de una marca nunca competir√°n con los amigos de alguien. ¬ŅPero como fuente de informaci√≥n y conocimiento? Las marcas son geniales. Saben toneladas de cosas, muchas de ellas s√ļper interesantes y valiosas, y muy pocas de ellas f√°cilmente comprimidas en una actualizaci√≥n de redes sociales.

NOTA PARA LAS MARCAS # 2: Su administrador de redes sociales NO es un creador de contenido.

Entonces, ¬Ņcu√°l es la diferencia entre el marketing de contenidos y el marketing en redes sociales? Un par de cosas.

Por un lado, lo social es inherentemente espont√°neo, mientras que el contenido tiende a elaborarse cuidadosamente antes de ser liberado en el mundo. Lo social tiende a ser reactivo; contenido, por otro lado, provoca conversaci√≥n. Y, por √ļltimo, el contenido generalmente lo crea un profesional creativo experimentado: un escritor, dise√Īador, productor de video, etc. ¬ŅSocial? No tanto. (Eso no quiere decir que administrar cuentas sociales para una marca no requiera experiencia y talento, es solo un conjunto de habilidades por separado).

El objetivo final con contenido y redes sociales es crear conexiones con clientes potenciales. Social lo hace tratando de ser tu amigo; El contenido es m√°s como un asesor de confianza. ¬ŅQu√© papel crees que tiene m√°s sentido para una marca? ¬ŅPrefieres relajarte con Goldman Sachs u obtener asesoramiento financiero de las mentes financieras m√°s brillantes de la empresa?

NOTA PARA LAS MARCAS # 3: Contenido = fuego. Social = gasolina.

O, dicho de manera más simple, un tweet con un enlace a algo increíble es mucho mejor que un tweet sin nada en absoluto. ("Retweet si amas los viernes!")

Digamos que ha escrito una historia interesante en el blog o micrositio de su marca que cree que sería entretenida e informativa para sus clientes potenciales, y tal vez incluso sea más probable que compren su producto. Pero nadie va a tu blog de marca porque, bueno, es un blog de marca.

Afortunadamente tu marca tiene un Facebook p√°gina y un Twitter manejar, y tal vez incluso (pero con suerte no) una cuenta en Ello. Es muy sencillo crear una actualizaci√≥n f√°cil de comer (hay otra palabra) para cada una de esas plataformas que contiene un enlace a su blog. Como Rebecca Lieb de Altimeter dijo recientemente: "El contenido es la part√≠cula at√≥mica que impulsa el resto de las campa√Īas de marketing de una marca".

Incluso podr√≠a pagar para promover ese tweet o Facebook publique para un p√ļblico a√ļn mayor, enviando a todas esas personas a un contenido que demuestre c√≥mo su marca tiene una visi√≥n inteligente y reflexiva de su universo.

Los anunciantes deben estar en las redes sociales para encontrar globos oculares. Pero encontrar esos globos oculares no es bueno si solo vas a meter tenedores en ellos.

MENSAJE A LAS MARCAS # 4: El contenido es Social, pero Social no es Contenido.

Se han hecho muchas comparaciones entre las redes sociales y el marketing de contenidos, en parte porque han seguido una trayectoria similar. Hace cinco a√Īos, lo social era un juguete nuevo y brillante, pero hoy es imprescindible, con un paisaje lleno de startups fallidas y vendedores en lucha. El marketing de contenidos est√° atrasado unos a√Īos. Todav√≠a estamos en la nueva y brillante etapa de juguetes, pero avanzamos r√°pidamente hacia el estado imprescindible.

La diferencia, creo, es que el contenido funciona en todas partes, mientras que las redes sociales solo funcionan en redes sociales. O, dicho de otra manera, el contenido puede ser social, pero lo social casi nunca puede ser contenido, a pesar de lo que digan los proveedores de refrigerios. Las redes sociales siguen siendo una herramienta importante, pero los especialistas en marketing inteligentes descubrirán que invertir en redes sociales sin tener un buen contenido detrás es una pérdida de tiempo.

Este artículo apareció originalmente en Contently.