Uber está luchando por mantener su estatus en los Estados Unidos y Europa cuestiona el futuro de los empleos de calidad relacionados con la tecnología.

El auge y la ca√≠da de las empresas en el mundo es parte del desarrollo normal de la econom√≠a. Solo unos pocos seres sobreviven por muchos a√Īos. Algunos desaparecen, otros se compran o se fusionan con peces mucho m√°s grandes. Muchos de ellos llevan una vida mejor al cambiar los gustos de los usuarios. La agencia de viajes Thomas Cook quebr√≥ recientemente. Con la nueva horda de entidades, principalmente tecnol√≥gicas, tendremos que esperar para saber cu√°l es su esperanza de vida.

Pocos se atreven a determinar el futuro de la “nueva econom√≠a” o “econom√≠a de plataforma” precisamente por la nueva. Del mismo modo, el perfil es m√°s o menos el mismo: empresas de servicios con pocos activos, excelentes pron√≥sticos de crecimiento global debido a su alta escalabilidad, millones de inversiones y las llamadas OPI, que terminan en n√ļmeros un poco m√°s fr√≠os de lo esperado . Sin embargo, si todos los expertos est√°n de acuerdo con el perfil com√ļn de estas empresas, esto se debe a su relaci√≥n con el mercado laboral y el mercado regulatorio. Tanto es as√≠ que el nuevo paradigma gan√≥ su propio nombre: cubriendo demasiado la econom√≠a.

Acción, reacción y posicionamiento del lenguaje.

Como adolescente rebelde, la econom√≠a digital, algunos jugadores, logr√≥ moverse como un pez en el agua con reglas bien posicionadas en su contra. En otras palabras, lo hiciste a voluntad y deshecho. C√≥mo lo hiciste Para Carlos Guti√©rrez, de Comisiones Obreras, el sistema es claro: “Un discurso muy elegante combinado con la precariedad que vende los beneficios de un sistema que solo nos lleva a volver a los derechos laborales del siglo XIX “, explica. Un retorno a la fuerza laboral como mercanc√≠a.

“Al principio, todo estaba conectado a la econom√≠a colaborativa, y a todos nos gusta, pero ya se ha perdido y hemos pasado a plataformas donde todos los esfuerzos est√°n dirigidos a convertirse en empresas modernas con estatus social”.

Finalmente, argumenta, la nueva oferta de las compa√Ī√≠as de tecnolog√≠a, e insiste en que no todo, porque hay todo en el mundo, Saben manejar un precio bajo y tiempo libre en casa. “Si no puede salir a cenar, pregunte por la comida. Si no puede pagar un autom√≥vil, pida uno m√°s barato. Si no puede tener una casa, vaya a uno. coliving, para la oficina com√ļn Trabajo colaborativo y tambi√©n te ofrecen trabajar en vacaciones “pero de una manera diferente”; Todo esto est√° vinculado a un c√≠rculo vicioso de inseguridad frente a un grupo tan grande de personas que tienen que comer, consumir y vivir que indirectamente conducen a una creciente desigualdad “, explica.

Glovo o Deliveroo, Uber o Cabify, Airbnb … se ganaron los tel√©fonos inteligentes de los usuarios durante mucho tiempo

De hecho, si se va a dar algo a la nueva econom√≠a, debe saber c√≥mo posicionarse en las necesidades de las personas o, desde su punto de vista, de los usuarios. Glovo o Deliveroo, Uber o Cabify, Airbnb … se ganaron los tel√©fonos inteligentes de los usuarios durante mucho tiempo. Tanto es as√≠ que, en los primeros a√Īos de crecimiento y expansi√≥n, pocas fuerzas pol√≠ticas se atrevieron a obstaculizar: Fueron una fuente de empleo en los a√Īos posteriores a la crisis mundial, el tipo de empleo en ese momento no importaba.Fuente de atracci√≥n de inversiones y, en particular, de innovaci√≥n tecnol√≥gica y productividad. Ahora, las reglas del juego est√°n cambiando en la forma de trabajar y, para Miguel Angel Garc√≠a, consultor adjunto de empleo de la Junta de Andaluc√≠a, “no todas las empresas han optado por una mayor tecnolog√≠a y productividad, como lo demuestran los distribuidores o fabricantes de bicicletas , conductores “. Agreg√≥ la cuesti√≥n de la competitividad como elemento diferenciador para el crecimiento de este tipo de econom√≠as:

“Perdi√≥ la competitividad de los pa√≠ses industrializados, que ten√≠an una posici√≥n privilegiada a favor de los pa√≠ses emergentes. C√≥mo ha cambiado el mundo. En vista de esta situaci√≥n, muchas empresas necesitan mantener una remuneraci√≥n m√°s baja por trabajo y capital”. .

Escapar del trabajo y el futuro de la economía digital.

“Uber no invent√≥, ni terminar√°”, dice Carlos. “Es cierto que los cambios tecnol√≥gicos han exacerbado el problema del trabajo, pero no son decisivos ni exclusivos”.

El tema de la empleabilidad, y particularmente la calidad del empleo, se ha dirigido directamente a los gobiernos de varios pa√≠ses del mundo donde operan estas empresas. Aunque Deliveroo ya considera sanciones contra Espa√Īa por lo que se considera “falsa autonom√≠a” y Glovo juega 50:50 en la corte, la falta de consenso sobre si los distribuidores son aut√≥nomos o no, sigue siendo el centro del debate.

En el sector inmobiliario, los propietarios de viviendas han logrado una especie de victoria contra Airbnb en algunas capitales; Madrid, bajo el gobierno de Carmena, se posicion√≥ contra el alquiler tur√≠stico con un poco de claroscuro. En el cap√≠tulo de movilidad, lo √ļltimo sobre la rivalidad entre el taxi y las diversas plataformas fue la presentaci√≥n de una solicitud (en el lado del taxi) para la transferencia ilegal de conductores entre compa√Ī√≠as, seg√ļn inform√≥ El Confidencial.

En California, una factura puede finalizar el negocio de Uber o Lyft

Al otro lado del charco, en los Estados Unidos, la lucha por el trabajo tambi√©n promete ser larga. Hace alg√ļn tiempo, los gobiernos de diferentes regiones adoptaron leyes que afectan las actividades de algunas grandes empresas de tecnolog√≠a. Mientras que las huelgas de los conductores de Uber ocurren por lo que creen que es un golpealo por la compa√Ī√≠a, las comisiones disminuyen mientras los precios de las rutas aumentan, El gobierno de Nueva York ha solicitado un salario m√≠nimo para estos trabajadores y bloque√≥ la cantidad de veh√≠culos que circulan por las calles.

En California, una factura puede finalizar el negocio de Uber o Lyft. Seg√ļn AB5 (proyecto de ley 5), el objetivo debe ser emplear a todos los conductores como empleados que ahora trabajan por cuenta propia. Esto obligar√≠a a las plataformas a ofrecer salarios m√≠nimos, vacaciones, descansos y un aumento en los salarios m√≠nimos. el costo estimado de alrededor de $ 500 millones.

Para Uber y Lyft, esto verificar√≠a el sistema de conductores no profesionales en los Estados Unidos que no pod√≠an ingresar al mercado europeo. Seg√ļn sus primeras declaraciones, esta ley no se aplica a sus conductores, porque, seg√ļn el texto, solo afectar√≠a a los “elementos b√°sicos del negocio”. Una vez m√°s llega el debate de empresas o plataformas de transporte; Lo que fue condenado en Europa fue parte de lo primero; en los Estados Unidos, a√ļn permanecen en el segundo. Por el momento, la situaci√≥n promete ser un largo litigio por el cual Lyft y Uber se comprometieron a pagar $ 60 millones.

¬ŅPodr√≠a suceder esto en Europa? La realidad es que el viejo continente ha luchado contra gigantes de la tecnolog√≠a varias veces y mantienen un sistema diametralmente opuesto al de los Estados Unidos. Para Carlos, aunque la situaci√≥n en el pa√≠s de Am√©rica del Norte est√° llamando la atenci√≥n, “los entornos de trabajo europeos no permiten mangas largas”, explica. Glovo solicit√≥ un sistema similar al sistema franc√©s de trabajadores independientes digitales para responder a todos los problemas relacionados con el trabajo en Espa√Īa. ella. El problema no es la regulaci√≥n, sino el hecho de que los nuevos modelos de negocio no se est√°n adaptando a la fuerza laboral y, por lo tanto, pueden no existir. “. Sin embargo, todav√≠a creen que encontrar√°n empleo en un entorno donde, en su opini√≥n, la econom√≠a de la plataforma amenaza los derechos de los trabajadores que conocemos.